Nueva empleabilidad: ¿qué es y cómo formar parte de ella?

Las empresas buscan profesionales que ofrezcan una clara propuesta de valor, una comunicación directa que transmita soluciones oportunas y capacidad de adaptación a los cambios. 

Las características ya mencionadas generar mayor empleabilidad en el mercado, concepto que de alguna manera se alinea a lo descrito por la Real Academia Español (RAE) en su definición de empleabilidad: “Conjunto de aptitudes y actitudes que permiten a una persona conseguir y conservar un empleo”.

El mundo en gestión humana hizo un giro en la manera de apreciar a los profesionales. Un análisis integral de su perfil permite determinar el desarrollo profesional del candidato y la adaptabilidad al cargo y a la cultura de la organización, por eso hoy se habla de la era de la “nueva empleabilidad”.

¿Y cómo entendemos la nueva empleabilidad?

Pues es más sencillo de lo que parece. Es entender que las organizaciones utilizan nuevos modelos de negocios que se tornan disruptivos a la hora de ejecutarse, y que el talento idóneo no dependerá de la generación a la que perteneces, sino del valor añadido, de la visibilidad y de tu potencial.

Estos nuevos términos van de la mano con la actualidad en el mundo laboral y las tendencias digitales, las mismas que no están vinculadas únicamente a las nuevas generaciones, hoy todos somos parte de este ecosistema en que la adaptabilidad y flexibilidad determinarán nuestro futuro dejando de lado la edad que tengamos.

Entonces, el camino inicia con el reinventarnos personal y profesionalmente, crear nuestra Marca Personal, que debe tener un sello único y exclusivo de quiénes somos y que nos permita abrir la primera ventana al mercado laboral.

Estando conscientes de quiénes somos y hacia dónde dirigiremos nuestra brújula, empezamos a ser visibles en las plataformas digitales que optemos utilizar. Podemos tomar como referencia LinkedIn, que es la red profesional más grande en la actualidad para empezar enamorar a más de uno con nuestro perfil, ser activos y formar parte de este nuevo mundo adentrándonos con más conocimiento.

La comunicación es importante

La comunicación se ha convertido en una de las principales herramientas para las organizaciones que permiten evaluar varias aristas en un profesional. Por lo tanto, ser asertivo y la manera oportuna de contestar a sus preguntas o situaciones causarán el impacto preciso para la toma de decisiones.

El currículum vitae es clave

La estructura de tu CV será la que tenga más peso a la hora de presentarte en el mundo digital. El orden de la información, la claridad con la que describas tu historia laboral, la síntesis de tu perfil y las secciones importantes que resalten serán de máxima importancia. Aquí unos puntos en los que debes trabajar:

  • Resumen profesional: Es importante detallar un breve resumen de tu perfil profesional enfocando tu formación y competencias que vayan a acorde a tu desarrollo laboral.
  • Datos personales: Detallar con claridad los datos personales como nombres completos, dirección, teléfonos y correo electrónico personal, edad y estado civil de manera actualizada.
  • Historia académica: Puntualizar brevemente tu formación profesional que corresponda a tercer y cuarto nivel de educación. Desde lo más reciente, debe describir el título obtenido, la institución en la cual se cursó y el año de inicio y fin.
  • Historia laboral: Como en la sección anterior, se debe detallar desde el trabajo más reciente indicando el nombre de la empresa, el cargo que ocupaste, el tiempo de permanencia, tu línea de reporte inmediata, los cargos que te reportaban, las funciones más importantes y los logros obtenidos durante tu gestión. Precisa las mejoras tangibles que causaron impacto en la operación, como por ejemplo porcentajes de optimización o reducción en la gestión.
  • Cursos u otros conocimientos: Detallar cursos o especializaciones adicionales a tu formación profesional, manejo de tecnologías, idiomas, entre otros.
  • Paquete de compensación: Este punto no será necesario enviarlo a todas las postulaciones, pero sí aporta mucho en clarificar los beneficios monetarios y no monetarios que puedes obtener actualmente o que deseas en tu nuevo empleo. Esto conlleva a detallar sueldo bruto mensual y anual, remuneración variable, pago de utilidades, bonos extras, vacaciones, beneficios como alimentación, movilización, combustible, seguro de salud y vida, plan auto u otros beneficios relevantes que totalicen tu remuneración deseada.

Considerar estos puntos harán que tu presentación inicial pueda ser leída de manera ordenada y dejando una clara idea de tu perfil a los especialistas de talento humano o a los headhunter que estén en busca de talento.

Finalmente, la empleabilidad nos da la oportunidad a todos de querer estar en las ligas mayores y ser parte de este gran juego en que diariamente nos disputamos la titularidad para saltar a la cancha.

Escrito por: Carla Alvarado Valdiviezo, Executive Management en Core Global PartnersMagister en Desarrollo del Talento Humano y Dirección de Personas de la Universidad Andina Simón Bolívar – Ecuador. Profesional en Ingeniería en Contabilidad y Auditoría de la Universidad Internacional del Ecuador.